EOT

EOT - ECO OBSOLETE TECHNOLOGY

Con el término Eco Obsolete Technology se definen los componentes y sistemas para la automatización industrial ya obsoletos que, sin embargo, aún cumplen los estándares de eficiencia energética actuales y aún se pueden utilizar para desempeñar su función en el ámbito industrial.
Al igual que el formato de música en vinilo se aprecia por su calidad del sonido, los libros por su historia y los coches de época por su sensación de poder, los componentes obsoletos de la automatización industrial aún se utilizan ampliamente porque siguen siendo relevantes para el sistema en el que funcionan.
Al contrario de la idea que transmite, el adjetivo obsoleto no significa en absoluto anticuado, averiado o inservible, sino que simplemente se trata de un componente que ha dejado de ser fabricado y que ya no cuenta con la asistencia del fabricante, que ofrece un nuevo producto que lo sustituya.
También entra en este contexto el fenómeno de la obsolescencia programada, que consiste en una decadencia de la vida útil del producto en función de parámetros predefinidos por el fabricante: actualizaciones de software que dejan de estar disponibles o componentes que ya no son compatibles por forma, tamaño o estándar de comunicación.

El avance tecnológico comporta que la tecnología misma se vuelve obsoleta más rápido que antes.

UNA OPCIÓN ESTRATÉGICA
El carácter delicado de algunos sectores industriales (por ejemplo, el farmacéutico) hace que la EOT asuma un papel relevante para mantener en ejecución los procesos automatizados sin una larga y costosa revisión completa del sistema.
La obsolescencia no significa que el dispositivo ya no funcione, sino que podría significar que es más difícil de encontrar en el mercado, aunque aún pueda garantizar los mismos niveles de eficiencia energética que el dispositivo de última generación.
Aceptar la filosofía EOT comporta ventajas ecológicas y económicas para las empresas, que pueden mantener niveles óptimos de productividad y eficiencia evitando, al mismo tiempo, los costes ambientales y financieros que derivan de la reorganización de las las líneas de producción.
La consciencia de que más viejo no significa necesariamente menos eficiente desde el punto de vista energético cada vez está más extendida en todos los sectores.
De la misma manera, se está consolidando la convicción de que ser realmente innovadores no significa necesariamente ser revolucionarios y adoptar de manera precoz la tecnología más reciente.
Actualmente, ser innovadores también significa tomar decisiones conscientes que no dañen la productividad y permitan sostener el crecimiento con bases sólidas, manteniendo con total eficiencia los sistemas existentes que ya funcionan.
This website or its third party tools use cookies, which are necessary to its functioning and required to achieve the purposes illustrated in the cookie policy. If you want to know more or withdraw your consent to all or some of the cookies, please refer to the cookie policy. By closing this banner, scrolling this page, clicking a link or continuing to browse otherwise, you agree to the use of cookies.